Pasar al contenido principal

¿Cómo analizar comportamientos por gustos musicales a partir de modelos computacionales?

Gerardo Mauricio Sarria, director de Ingeniería de Sistemas y Computación
Karen Daniela Ferrín

Creado por: Lola Ferrin

30 de Septiembre de 2022

¿Qué pasa cuando en un sistema de interacción entre personas se comparte información? ¿Cómo se alteran los círculos sociales cuando la información es falsa? ¿Cómo se desarrollan las lógicas en las que un grupo de personas generan nuevos datos? ¿Cómo se transforma la relación inicial que había entre ese grupo de personas? ¿Qué pasa cuando las interacciones están mediadas por gustos musicales?

Foundational Approach to Computation in Today’s Society, FACTS,  liderado por el profesor Frank Valencia desde el 2018, es un proyecto financiado por Colciencias que busca desarrollar un marco de trabajo computacional para razonar sobre sistemas distribuidos, en particular las redes sociales, donde los agentes interactúan entre ellos intercambiando y aprendiendo información epistémica, esto es hechos, creencias, opiniones y mentiras intencionales. Dicha información puede cambiar el conocimiento y comportamiento de esos mismos agentes.

Hasta la fecha, el proyecto ha permitido desarrollar modelos matemáticos para medir la polarización política y social, resultados que fueron expuestos durante la charla Redes sociales: construcción de realidades, polarización y oportunidades para la región y el país, que se dio en el marco de los diálogos ‘Colombia nos duele, Javeriana Cali propone’.

A esta iniciativa, que se adelanta entre el Grupo de Investigación Avispa de la Javeriana Cali y el École Polytechnique de París, se sumó el director del programa de Ingeniería de Sistemas y Computación, Gerardo Mauricio Sarria, quien tiene una larga trayectoria trabajando con formalismo y modelo para música. Su misión, descubrir si es posible que su conocimiento se pueda incorporar al proyecto.

“Desde el punto de vista sociológico y psicológico se han mostrado cómo se crean círculos dentro de las redes a partir de información epistémica, pero si uno mete un dato, no necesariamente dentro del círculo de uno, sino en otros círculos, eso genera disrupción o hace que otros círculos se unan o que se generen otros círculos. Ese es como el principio del proyecto, en lo que se ha estado trabajando, en lo que se ha hecho, investigación y publicación de artículos”, explicó Sarria.

Según el académico, que próximamente viajará a Francia para sumarse al equipo, hay dos formas de incorporar los formalismos y modelos de música en el FACTS, uno relacionado con las interacciones a partir de las preferencias por géneros musicales. La segunda, a partir del análisis de cómo una información epistémica puede alterar el comportamiento de las personas dependiendo de su cultura, aspecto que puede ser complicado de demostrar y de formalizar.

Sin embargo, Sarria agrega que “el proyecto no intenta mostrar análisis o dar justificaciones de lo que está pasando, sino crear el marco de trabajo y herramientas que se pueden incorporar la red, mostrar que se cumplen ciertas propiedades en la red con la con la información epistémica. No es tanto que cojamos un caso y explicarlo, sino de tener la herramienta computacional para poder hacer el modelamiento”.

Es interesante combinar diferentes áreas e incorporar herramientas que no se habían pensado porque de ese ejercicio surgen nuevas investigaciones, nuevos resultados.

Cabe anotar que el director Sarria también participó en un ejercicio en el que se intentaba encontrar el coro de una canción de salsa. Para lograrlo adaptaron algoritmos de bioinformática que sirven para encontrar secuencias de patrones de ADN.

“Es chévere también mirar qué tiene que ver la información epistémica con la música, creo que podemos sacar algo interesante. Probablemente todo esto sirva para dar explicaciones de comportamientos, de gustos musicales o cómo nacen los géneros musicales”, puntualizó.

Ciencia Investigación